Al final de la página o en siguiente encale está habilitado un acceso a la Base de datos de Objetos robados de la Guardia Civil e INTERPOL.

viernes, 19 de diciembre de 2014

La Guardia Civil interviene a un ciudadano italiano en Azuaga (Badajoz) una serie de piezas arqueológicas


La Guardia Civil ha intervenido en Azuaga una serie de piezas arqueológicas con más de 2.000 años de antigüedad, que transportaba en su vehículo un ciudadano italiano, vecino de Málaga.


La actuación tuvo lugar a primeros de diciembre, en la carretera N-432 dentro del municipio pacense de Azuaga, cuando agentes de la Guardia Civil interceptaron un vehículo conducido por un ciudadano italiano, del que al comprobar su identificación, averiguaron que le constaban antecedentes por la comisión de diferentes infracciones a la Ley de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura.
Así, y "ante las sospechas de que pudiera transportar otras piezas arqueológicas", los agentes llevaron a cabo el registro del vehículo, donde encontraron una serie de piezas.
LOCALIZADAS RELIQUIAS ROMANAS
En concreto, localizaron una urna funeraria de la civilización romana; siete monedas de la civilización romana (de Pompeyo, Ciclo Cartaginés, Julio Cesar y Caligula); dos lanzas de hierro de dos metros de la civilización romana; una lanza de hierro de 50 centímetros también romana; una ánfora funeraria de la civilización Vetona; una estatuilla de bronce del Dios romano Marte o un casco romano.
También portaba en el vehículo dos piezas de cerámica civilización romana; dos lingotes premonedas de bronce; una máscara de Terracota; un ungüentario de cristal y una lanza de hierro.
De todas estas piezas, este ciudadano italiano no pudo acreditar su legal propiedad y tenencia, por lo que los agentes avisaron al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, quien se hizo cargo de la instrucción de informes y pertinentes denuncias acordado la intervención cautelar de las piezas.
DECÍA QUE "PERTENECÍAN A SU COLECCIÓN"
El supuesto infractor manifestó que las piezas pertenecían a su colección, y aludió desconocer los yacimientos de procedencia, por lo que se procedió a levantar actas por infracción a la Ley 2/1999, de 29 de marzo, de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura.
Explica la Guardia Civil en nota de prensa que este hombre ahora se enfrenta a dos sanciones administrativas, una primera por no declarar la tenencia de estas piezas ante la autoridad autonómica competente en la materia, y la segunda por no poseer un libro registro donde se anoten las transacciones comerciales y así poder conocer en cada momento la ubicación de este Patrimonio Histórico.
Así, con el objetivo de ser estudiados por técnicos en la materia del Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura y así poder determinar su valor, "aunque todo apunta a su origen románico y prerrománico", las piezas intervenidas se trasladaron y depositaron en el Museo Arqueológico Provincial de Badajoz.
La Guardia Civil explica que en colaboración con la Consejería de Cultura del Gobierno de Extremadura, centra ahora sus esfuerzos en poder determinar los yacimientos arqueológicos de procedencia, para así poder evaluar los daños ocasionados en ellos.
Señala que al infractor ya le constaban antecedentes por hechos similares perpetrados en Azuaga y Berlanga donde se le intervinieron numerosas piezas arqueológicas, sin acreditar su legítima y acreditación legal.
Recuerda que la Ley de Patrimonio Histórico de Extremadura, prevé que las infracciones pueden llegar a sanciones económicas de hasta 150.000 euros.